Posts etiquetados ‘Valle’


Esta imagen de la falsa pediatra fue tomada en una de las brigadas médicas en el Cauca.

Esta imagen de la falsa pediatra fue tomada en una de las brigadas médicas en el Cauca.

No son pocos los casos que registramos en la Roma Antigua sobre aguerridos ejércitos de gladiadores o las más preparadas guardias pretorianas que, pese a lo inviolable de sus escudos y a la forja de sus armas, sucumbieron a los encantos femeninos y fueron llevados lenta e inevitablemente a la derrota y el exterminio.

Abundan ejemplos como el de la hija de Tiberio, Agripina la Menor, que con mentiras, traición y sangre logró que su hijo Nerón derrocara a Británico, heredero en el trono del fallecido Claudio, y se convirtiera en el temible emperador romano.

Dos mil años después, los engañados fueron los militares de la Fuerza de Tarea Apolo, el grupo especial del Ejército en Cauca y Valle que ha propinado los principales golpes al Sexto Frente y a la Columna Móvil Gabriel Galvis de las Farc, quienes bajaron la guardia ante los supuestos atributos de María Camila Gallego Álvarez, una ‘asiliconada’ médico pediatra de 30 años de edad que llegó a la capital del Valle a mediados del 2012 cargada de historias dignas de nuestra mitología.

En la Base Militar Marco Fidel Suárez.

En la Base Militar Marco Fidel Suárez.

Primero, contó como en el 2007 fue secuestrada junto a su hermana gemela, quien habría sido asesinada en cautiverio, y como un año después murió su padre, un alto exoficial de la Policía, cuando pagaba una millonaria suma por su rescate.

También que se especializó en pediatría en una universidad de Israel y a su regreso a Medellín, en el 2011, encontró que una red criminal trataba de apropiarse de la fortuna de su familia y al enfrentarlos debió huir a Cali, donde entabló una fugaz relación con un patrullero de la Policía.

Pese a lo fantásticas que sonaban sus historias, a la Inteligencia Militar jamás se le ocurrió indagar quién era María Camila Gallego y pocos días después la mujer que decía ser egresada de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín ya sobrevolaba en aviones y helicópteros militares los departamentos de Cauca y Valle realizando brigadas de salud con la infranqueable Fuerza de Tarea Apolo en resguardos indígenas y otras comunidades vulnerables.

Con un alto oficial en una brigada médica.

Con un alto oficial en una brigada médica.

También como pediatra, pero egresada de la Universidad Javeriana de Bogotá, fue contratada por una fundación médica en Miranda, Cauca, por recomendación directa de la Secretaría de Salud del municipio y de la encargada del Plan de intervenciones Colectivas de Salud Pública.

Aunque conocieron en Roma las felicitaciones que por escrito le hizo llegar el general Jorge Humberto Jerez Cuéllar, comandante de la Fuerza de Tarea Apolo, y el coronel Álvaro Moya Zapata, segundo comandante de la Brigada Móvil 17, a la doctora María Camila “por su invaluable labor”, en el Olimpo de los dioses se pudo comprobar que la señora no es médico ni pediatra, que jamás estuvo en Israel y que su nombre real es Yirley Katherine Gallego Álvarez.

Luego de hacer las consultas y enviar copias de los supuestos certificados a la pontificia y a la Javeriana, un gladiador sumado a esta causa comprobó que toda la documentación que entregó la supuesta pediatra era tan falsa como sus historias.

foto 2 falsa médica

Sin embargo, la hábil mujer, quien a comienzos de este año preparaba la documentación para crear su propia empresa, Salud Global IPS, con dineros prestados que luego hurtó, logró infiltrar la fuerza y sin el más mínimo obstáculo llegaba al dispensario de la Brigada de donde obtenía medicamentos y otros insumos para la atención de hombres, mujeres y niños en el norte del Cauca y el sur del Valle.

Lo grave de este asunto, dice Varro, un compañero inseparable en esas luchas que libramos en el Siglo I antes de Cristo, es que si el Ejército hubiera hecho un rastreo sencillo, se habría enterado que en la Fiscalía General cursa contra la falsa y peligrosa ‘pediatra’, identificada con la cédula 52.898.452, el proceso penal 760016000193201202732 por hurto agravado.

La falsa pediatra durante uno de los vuelos en las jornadas de salud

La falsa pediatra durante uno de los vuelos en las jornadas de salud

También la denuncia 065796108815201000236, realizada en mayo del 2010 en la Fiscalía de Puerto Berrio, Antioquia, por hurto y falsedad en documento privado, donde Yirley Katherine se hizo pasar como médico y al ser descubierta huyó con documentos y bienes del Fondo de Ganaderos de Antioquia; además de otro proceso por reclutamiento de menores para bandas delincuenciales en la Comuna 13 de Medellín, donde se sindica del asesinato de un drogadicto.

La última hazaña de esta mujer en Cali, quien formuló droga y tratamientos a decenas de niños sin tener la más mínima idea de lo que es la medicina, fue que huyó con un patrullero de la Policía hacia Barbosa, Santander, en una camioneta que le robaron a la mujer que le tendió la mano cuando llegó al barrio Ciudad Modelo y que fue encontrada en mayo pasado por la Policía Metropolitana de Medellín.

Crixo cree que todo este engaño fue posible gracias a las maravillas de la salud en Colombia que han encontrado que la cura para todos los males se resume en dos productos: Acetaminofén y Amoxicilina, que es lo que recetan todos los que son médicos y los que dicen serlo y al final no son.

Si usted quiere hacer parte de esta legión de gladiadores, envíenos sus aportes, comentarios y denuncias a: espartaco500@gmail.com. Síganos también en twitter a través de: @espartaco500 y en Facebook.


De acuerdo con Wikipedia, “el pseudoperiodismo es un tipo de periodismo sensacionalista que suele sacar a la luz informaciones pseudocientíficas (falsas), que no están contrastadas, verificadas, ni validadas, pero que persigue el reconocimiento, la respetabilidad y ser considerado como labor periodística o investigadora de calidad y vanguardia”.

De inmediato me vino a la mente un personaje que encaja perfectamente en esta descripción: el locutor y director de un dial en Cali llamado Humberto Pava Camelo, de quien consideran en Roma que viene explotando las ondas hertzianas en detrimento de lo que es la esencia del periodismo: informar.

En el Olimpo aseguran que en el espacio que administra el señor la labor periodística no es un asunto de verdad, de una buena redacción y del uso correcto del español, sino que es un arremedo de periodismo sustentado en la buena aplicabilidad de las matemáticas.

Al vaivén de los números, en el dial donde habla el citado locutor, quien fue condenado durante el Proceso 8.000 (narcopolítica), la ideología no existe, la ética se negocia como en los mercados de Roma y la línea editorial se ajusta con habilidad camaleonesca a los ceros que contenga determinado cheque.

Es bueno todo aquel que aporte económicamente a su causa personal y malo el que sea el enemigo político del aportante. De ahí que en la campaña por la Gobernación del Valle haya enfilado sus más ácidos y acomodados comentarios en contra del exsenador Ubeimar Delgado, a quien ha calificado de ignorante, de no tener estudio, de no estar preparado para  gobernar el departamento y de haber engañado a todo un país porque no es profesional.

Sin embargo, esos dioses que han caído en el vicio del Google y del Youtube, encontraron la otra percepción que tenía este locutor del exsenador Delgado hace sólo unos meses, cuando su opinión no había sido permeada por prebendas y ofrecimientos…

Pero este no es el único caso. Esa misma habilidad ‘voltearepista’ la demostró durante el juicio disciplinario contra el exgobernador del Valle Juan Carlos Abadía, a quien fue el propio Humberto Pava quien denunció por participación en política y por haber llevado a varios alcaldes a una reunión para pedir el apoyo en la consulta conservadora para el exministro  Andrés Felipe Arias.

Sin embargo, y luego de varias reuniones de Humberto Pava con el exmandatario, durante el juicio salió el locutor, y me perdonan los locutores si los ofendo, a decir que todo lo que emitió Noticias Uno fue falso y que el noticiero lo tergiversó.

Pues Noticias Uno no se tragó el sapo y puso las dos versiones para demostrar la falta de seriedad del señor Humberto Pava…

finalmente los doce Dioses del Olimpo coinciden en que lo más grave no es que este locutor sin titulo se haya dedicado a desinformar a su reducida audiencia; precisamente por lo reducida, sino que sus favores políticos los cobre con el manejo de algunas dependencias.

Tal es el caso de Telepacífico, la cuota que exigió al exgobernador Héctor Fabio Useche para desplegar toda la campaña sucia en contra de sus rivales y que terminaron entregándole a comienzos de este año.

Hoy, lamentablemente, el que fue el orgullo de los vallecaucanos y el más  floreciente canal regional en el país, lo maneja Humberto Pava como una tienda de barrio y el esfuerzo de 19 años de personas que se consagraron a este proyecto, le tomó sólo un par de meses en destruirlo.

Incluso, ya el gerente que le puso al canal tiene una investigación disciplinaria por participación en Política y otra penal por injuria y calumnia. Más enredado que los mandatarios que apoyó Pava en los últimos años en Cali y el Valle.

Oriat, arrojado a los leones por haber hecho fiesta en Tracia con dineros de los acaudalados, aseguró que Pava puede hacer lo mismo con la plata de los políticos, que allá ellos si se dejan meter el embuchado, pero que hay que seguir de cerca lo que disponga con lo público.

Si usted quiere hacer parte de esta legión de gladiadores, envíenos sus aportes, comentarios y denuncias a: espartaco500@gmail.com. Síganos también en twitter a través de: @espartaco500 y en Facebook.


Si lo que hizo el nunca honorable diputado conservador Mauricio Valdez Concha, lo hubiera hecho en aquella Roma en la que me tocó vivir, habrían faltado leones para devorarlo en público en el coliseo de ferias.

Esta semana la Corte Suprema de Justicia, en el acta No. 198, con ponenecia del magistrado José Luis Barceló Camacho, le ratificó el fallo en el que se demuestra su autoría en el concurso de once conductas punibles por falsedad en documento privado y una condena a 22 meses de prisión.

La condena obedece a que el ‘diputado’ pagó cinco millones de pesos ($5.000.000) para que una funcionaria, más deshonesta que él, le modificara sus notas parciales de once materias que había reprobado en la Universidad Santiago de Cali, donde estudiaba derecho, para poderse graduarse. ¡Once materias!.

Pero aún así, con descaro y sin ponerse rojo, presentó un recurso de apelación pretendiendo que la Justicia en Colombia le quitaran la pena y lo dejaran seguir con el título de abogado y ejerciendo como diputado del Valle del Cauca.

Es como si un doctor le pidiera al paciente que le permita hacerle una cirugía a corazón abierto y que tan pronto termine va y se matricula a estudiar medicina.

Si el diputado Valdez Concha al menos hubiera asistido juicioso a clase en los semestres que alcanzó a estar en la Universidad Santiago de Cali, se habría enterado que con las pruebas que tenía la Fiscalía y con su propia versión, reconociendo que pagó para obtener el cartón, lo mejor era acogerse a sentencia anticipada.

Sin embargo, este hombre que está en la Asamblea del Valle haciendo leyes, sin tener la menor idea de lo que son las leyes, se montó en la ‘vaca loca’ de someterse a un juicio en el que no cabía la menor duda de que iba a perder. Un consejo, y de gratis, es que aproveche estos tres años que estará desocupado para dedicarse a estudiar. Nunca es tarde.

Por fortuna en el Valle del Cauca queda mucha gente que no está dispuesta a permitir que esta región siga siendo el papel higiénico de algunos dirigentes que como usted, Valdez Concha, todo lo que hacen es seguir afectando la ya maltrecha imagen del departamento.

Si usted quiere hacer parte de esta legión de gladiadores, envíenos sus aportes, comentarios y denuncias a: espartaco500@gmail.com. Síganos también en twitter a través de: @espartaco500 y en Facebook.


No saben en Roma si es más preocupante el descaro de algunos dirigentes políticos, a quienes ya no les importa cometer sus fechorías frente a todo el mundo, o si es peor la indiferencia de los caleños y vallecaucanos que observan impávidos lo que ocurre en sus narices.

El ejemplo más reciente de ello es la forma como supuestamente ‘ganó’ el concurso para Gerente de la ESE Suroriente de Cali la señora Alexandra Córdoba. El primer dedo en la boca que les metieron a los caleños fue la noticia de que la entidad a la que le adjudicaron el contrato de selección y evaluación de los candidatos fue a la Corporación Universitaria Autónoma de Nariño, de Pasto.

Este instituto de poco pelo, con cero experiencia, resulta que superó en el mano a mano a la encopetada Universidad del Valle, a la especializada Escuela Superior de Administración Pública (Esap) y a la presumida Universidad Santiago de Cali. Un hecho vergonzoso para la reputación de la educación en la región.

Lo que se vino en adelante es un irrespeto a la ciudad y a sus instituciones. Al concurso de gerente se presentaron 28 personas y con un novedoso sistema de calificación, importado desde Pasto, los más firmes rivales de Alexandra Córdoba (candidata de la senadora Dilian Francisca Toro), fueron eliminados en primera ronda.

La interventora del contrato 1.6.1.2.022.2012, la doctora Lucero Martínez, luego de varias semanas en las que la corporación pastusa le negó el acceso a la información, por lo que pidió acompañamiento de la Personería, encontró que en el estudio de la hoja de vida, la ganadora del concurso, Alexándra Córdoba, fue calificada con 18 puntos sobre 20, cuando en realidad obtuvo 12. Que el doctor Luis Edilberto Blandón fue inadmitido porque sólo obtuvo 9 puntos, cuando alcanzó 18 y que el doctor Héctor Fabio Cortés (actual gerente de la ESE) lo rechazaron porque apenas llegó a 8 puntos, cuando su examen arroja 18.

Este es el documento ilegible que entregó Alexandra Córdoba para certificar su experiencia laboral y por el cual los clarividentes del comité evaluador le dieron el puntaje máximo (5 puntos).


Incluso, los clarividentes de la Corporación Universitaria Autónoma de Nariño le dieron el puntaje máximo a la señora Córdoba (5 puntos) por la hoja de vida, cuando lo que presentó fue un manchón en una hoja tamaño carta que es imposible de leer. (Ver documento al lado)

Lo que ocultaba el papel era que la señora tampoco cumplía con los dos años mínimos de experiencia que exige la norma y que, según la Resolución 165 del 2004, se debió eliminar la hoja de vida de la recomendada por la senadora Dilian Francisca e inhabilitarla para presentar el examen de conocimientos.

No obstante , la Corporación Universitaria Autónoma de Nariño se negó contra viento y marea a sacar a Córdoba del concurso, aunque accedió el 21 de marzo a las 9:00 de la noche a llamar a los candidatos que maliciosamente dejaron por fuera para que madrugaran al siguiente día, a las 7:00 de la mañana, a presentar el exámen de conocimientos.

Pese a todo, el puntaje más alto lo logró el doctor Héctor Fabio Cortés, ex secretario de Salud de Cali, pero reapareció el sistema pastuso de calificación y puso en primer lugar a Alexandra Córdoba, la bendecida por la senadora que maneja la salud en el Valle.

Lo curioso es que la interventora del contrato presentó ocho informes relatando las irregularidades y aún así el señor Tito Jaime Colunge Benavides, representante legal de la Corporación Universitaria, en una actitud maliciosa y con total desfachatez, escribió en el documento final que: “no se presentaron reclamaciones dentro de los términos, quedando en firme el resultado de las pruebas presentadas, contenidas en el Acta N0. RSSO-006-12”.

No contenta la interventora, fue a presentar la queja ante la procuradora provincial, Lorena Ivette Mendoza, a quien notificó de los hechos, sin sospechar siquiera que la exgerente de Telepacífico, quien fuera cuota de Juan Carlos Abadía, hoy integra el grueso músculo de la intocable senadora Dilian. En resumen, se hizo la de la vista gorda.

Quisiera pensar que el alcalde de Cali, Rodrigo Guerrero, no se enteró nunca de lo ocurrido, aunque la interventora lo notificó (2) de los hechos, porque su secretario de Salud, Diego Germán Calero, y su delegado en la Junta Directiva, Ignacio A. Concha, si están metidos hasta las tuétanos en este horrendo engaño, y todo el tiempo desestimaron las pruebas halladas.

Por fortuna el juez Sexto Civil Municipal de Cali, Mauricio Garcés, aceptó una tutela del doctor Héctor Fabio Cortés y le pidió al alcalde Guerrero, mediante el acto interlocutorio Número 1427 abstenerse de dictar el acta de nombramiento de la señora Alexandra Córdoba hasta que no se resuelvan todas las irregularidades halladas.

Ojalá el juez Garcés, de quien tienen muy buenas referencias en Roma, le ponga freno a esta farza y que los órganos superiores revisen la actitud de la procuradora provincial, Lorena Ivette Mendoza, y los representantes de la Administración Municipal porque, al menos en este caso, están demostrando que Cali sigue al garete.

Preocupa de sobre manera que la Corporación Universitaria Autónoma de Nariño, que no pudo ganar el contrato de selección ni en Pasto, fue la que eligió a los gerentes en casi todo el departamento. Y si este es el desayuno, no quiero saber lo que fue la comida.

Post Data: Otra prima de la senadora Dilian Francisca, la señora Miyerlandi Torres, ganó el concurso para Gerente de la ESE Centro con el puntaje más alto del país. Las eminencias en la salud están en Boyacá y obtuvieron un máximo de 82 puntos sobre 100. La prima de la senadora hizo historia al sacar 92 puntos.


No tienen ninguna duda en Roma que para las últimas administraciones de Cali y el Valle del Cauca ha sido más importante contar con una buena nómina paralela de periodistas que seleccionar un buen gabinete y un calificado equipo de gobierno.

Eso explica porqué dos de las administraciones más corruptas para la ciudad y el departamento en los últimos años (la de Jorge Iván Ospina y la de Juan Carlos Abadía, respectivamente), terminaron sus mandatos con una imagen positiva por encima del 70%.

Lo absurdo es que Abadía hizo fiestas con la plata de la Industria de Licores del Valle, volvió agua los recursos de Acuavalle y si no es porque lo separan del cargo habría empeñado el departamento.

Ospina, por su parte, le anotó una goleada a los caleños con la remodelación del Estadio Pascual Guerrero, y por obras que le dijeron al Concejo de Cali que costaban $26.000 millones se terminarán pagando $110.000 millones; cuando el estadio del Deportivo Cali haciéndolo nuevo sale por $70.000 millones y el de San Lorenzo de Almagro costó cerca de $50.000 millones.

También aprovechó Ospina que los caleños estaban en fuera de lugar para entregar a dedo, por medio de convenios interadministrativos (medida legal para torcerle el pescuezo a la Ley 80 de contratación), cerca de $700.000 millones en contratos. Y ni qué decir de los millones que se comieron los Guardas Cívicos, con los que se dedicó a pagar favores y repartirles puestos a sus líderes ‘prepago’.

Estas, y muchas otras triquiñuelas, se pueden ocultar, como lo hizo Jorge Iván Ospina con una nómina paralela de 30 periodistas de diferentes medios a los que les pagaba bajo cuerda a través de las distintas secretarías por supuestos trabajos que jamás se realizaron.

Lo propio hizo Abadía, que a través de las dependencias e institutos descentralizados tercerizaba pagos a comunicadores y directores de algunos medios de radio, prensa y televisión, quienes se dedicaron en sus 30 meses de mandato a cuidarle la espalda y a elogiar cada una de sus acciones.

No en vano salió el dueño de Radio Súper Cali, Humberto Pava Camelo, quien estuvo preso en el Proceso 8.000, en una férrea defensa del gobernador Héctor Fabio Useche cuando iba a ser suspendido por la Contraloría.

En esa actitud desfasada, justificando lo que le dan y pavoneándose para que Useche lo viera, agredió verbalmente a una colega suya periodista e incitó a que la atacaran otros que como él, se mostraban como grandes defensores del Mandatario a la espera de un puesto o un contrato.

La diferencia es que el señor Pava Camelo, graduado en presionar gobernantes desde su micrófono, no pidió un puestico sino que le exigió al gobernador Useche $200 millones mensuales en pauta para su emisora (que ocupa últimos lugares en sintonía, según el último Estudio General de Medios, EGM), además de cargos en la Gobernación y una secretaría. Finalmente, lo cuadraron entregándole el manejo del Telepacífico, con la condición de que no pusiera a su esposa como Directora del ‘Canal de Nuestra Gente’.

Así mismo han circulado por la internet los listados de periodistas a los que se han contratado por millonarias sumas en el Concejo de Cali para que no hablen mal de la corporación.

Triste papel el que han jugado algunos en este juego macabro en el que siempre terminan pagando los platos rotos los ciudadanos de bien, aquellos que andan por fuera del ‘carrusel’.

Si usted quiere hacer parte de esta legión de gladiadores, envíenos sus aportes, comentarios y denuncias a: espartaco500@gmail.com. Síganos también en twitter a través de: @espartaco500 y en Facebook.


Sólo un pésimo perdedor, como demostró ser Jorge Homero Giraldo, y como en su momento lo fue para Roma el nefasto Lucio Tarquino El Soberbio, puede desplegar semejante campaña de desprestigio contra el Valle del Cauca por el simple hecho de que la gente no salió a votar por él en las elecciones del pasado 30 de octubre.

Porque en lugar de salir a los medios a reconocer que nunca debió ser candidato, que no tenía un buen programa y que perdió porque faltó a su palabra, le pareció más fácil justificar su derrota vociferando, junto a su desactualizado abogado Olimpo Guerra, que en el Valle del Cauca elige el narcotráfico, que aquí todo es fraudulento y que su supuesto triunfo se lo robó la Registraduría en complicidad con los delegados del Consejo Nacional Electoral y el representante de la Procuraduría General de la Nación.

En Roma creen que lo peor no es que el candidato liberal haya armado la película del fraude para tranquilizar a sus multimillonarios patrocinadores, dejando por el suelo el nombre y la imagen del departamento; sino que el mismo Homero se esté creyendo el cuento de que lo robaron, cuando estaba sobrediagnosticado que si no hacía alianza con Ubeimar Delgado el gobernador iba a ser Héctor Fabio Useche, como en efecto ocurrió.

Sin embargo, lo que hoy el ex candidato liberal trata de vender como un ‘fraude’, no es más que el resultado de su soberbia y ambición que no sólo lo llevó al retiro a sus cuartos de invierno con esta derrota en las urnas, sino que nadie olvidará que prefirió feriar los intereses del Valle del Cauca, antes que honrar a su palabra.

Tal como ocurrió con el Imperio en Roma, Homero también probó el efecto de la justicia divina. No habría sido justo que alcanzara la Gobernación, cuando se comprometió, con documento firmado y notariado, a respaldar a Ubeimar Delgado a ese cargo; pero su ambición y la de quienes lo rodearon lo llevaron a desconocer ese pacto.

Pero Dios no castiga con palos ni con rejos, y celebro que el ex senador Delgado no retirara su candidatura para dejarle el camino libre a una persona que hoy genera tantas o más desconfianzas que las que puede motivar el mismo Héctor Fabio Useche.

No es cierto entonces que a Homero se le robaron la elección. Al contrario, fue Jorge Homero quien destruyó el trabajo que durante dos años realizó el equipo del ex senador Ubeimar Delgado, de lejos el mejor candidato con el que contaba el Valle, para presentarle una propuesta seria a la región. El problema de Ubeimar fue que no se prestó para repartir las secretarías y prometer contratos, amarrando una elección que aún no ganaba, como sí lo hizo Jorge Homero con dirigentes de distintos sectores.

Lo más triste de todo esto es que sea un vallecauno el que hoy tenga a este departamento, que ha soportado todo tipo de estigmas, en el ojo del huracán. Porque tantas alarmas que hubo sobre el riesgo de las elecciones en el Valle no se las inventó la Misión de Observación Electoral ni el Gobierno Nacional.

El estigma sobre el Valle lo han proyectado personas como Jorge Homero y otros cuantos candidatos que para cobrar revancha por su derrota se dedican a vender la idea que en esta parte del país sólo se gana con trampas. Y no estoy diciendo con esto que en las pasadas elecciones no hubo trashumancia, compra de votos y participación de funcionarios en política. Eso pasó en todos los departamentos del país, pero como es costumbre, los platos rotos siempre los pagamos por aquí.

Si usted quiere hacer parte de esta legión de gladiadores, envíenos sus aportes, comentarios y denuncias a: espartaco500@gmail.com. Síganos también en twitter a través de: @espartaco500 y en Facebook.

Martínez y Abadía ganan con cara o con sello

Publicado: 11 de noviembre de 2011 en Política
Etiquetas:, , , ,

Crixo, uno de los hombres que me acompañó en esas arduas batallas contra el Imperio Romano, acaba de transmitirme lo enloquecidos que andan los dioses del Olimpo con estas elecciones en el Valle del Cauca.

Sobre todo porque luego de hacer un repaso por los apoyos a cada una de las candidaturas, parece que les queda claro que no es uno, sino dos, los candidatos que cuentan con el apoyo del ex senador Juan Carlos Martínez y el ex gobernador Juan Carlos Abadía.

Y los entiendo. Porque tampoco me resulta fácil separar esa delgada y casi intangible línea que existe entre Héctor Fabio Useche y Jorge Homero Giraldo. Sobre todo porque fue Homero quien hizo políticamente a su hoy rival por la Gobernación del Valle y quien lo llevó como cuota suya a la Secretaría de Salud en pago al respaldo y el acompañamiento a Juan Carlos Abadía en las elecciones del 2007.

Hoy, curiosamente, y en apariencia distanciados, lo que encontramos es a los amigos y representantes del movimiento de Abadía y Martínez repartiditos en ambas campañas.

¿Y a qué horas se hizo bueno?
Y es que no son pocos los nombres de los políticos con probada cercanía a la cuestionada dupla de los Juan Carlos que hoy se pavonean muy orondos en la campaña de Jorge Homero Giraldo ofreciendo el “rescate” del Valle del Cauca.

Entre ellos el ex gerente de la Sociedad Portuaria Víctor Julio González, quien era el candidato del PIN en las fallidas elecciones atípicas y rival enconado de su hoy ‘nuevo mejor amigo’, Jorge Homero.

Incluso, muchos de los que hoy están en la campaña de Homero aseguraban en las atípicas que Víctor Julio era el candidato de las mafias y la parapolítica. Pero parece que sumándose hoy a la aspiración liberal lavó todos sus pecados.

Víctor Julio, de quien mucho se ha dicho que fue cónsul de Colombia en Panamá gracias a la intervención de Martínez, realizó maratónicas correrías por el departamento acompañado, entre otros, por los senadores Juan Carlos Rizzetto, Carlos Arturo Quintero y Hémel Hurtado. Además del ex gobernador Abadía y su padre, el ex congresista Carlos Herney Abadía. (ver foto)

Impulsó las vigencias futuras

Otro personaje de las entrañas de Abadía y que está acompañando la candidatura de Jorge Homero Giraldo es el ex gerente de la Industria de Licores del Valle y ahora candidato a la Alcaldía de Florida Doney Ospina, quien estuvo con el ex gobernador hasta el día en que la Procuraduría General de la Nación lo apartó del cargo.

Era tanta la confianza que tenía el sector del ex gobernador, que fue a Doney a quien le pidió que se quedara como secretario encargado de Hacienda del Departamento, justo cuando abandonó el cargo Ezequiel Lenis.

De hecho, fue Doney quien aseguró ante la Asamblea que el Departamento “tenía el semáforo en verde” para montarse en la ‘vaca loca’ de las vigencias futuras extraordinarias y que dejaba al Valle empeñado hasta el 2022. Curioso que ahora Doney busque rescatar el Valle de esa trapisonda que él mismo ayudo a orquestar.

Visitante ilustre de La Picota

También se anunció como la gran adhesión la llegada a las toldas del aspirante liberal del ex candidato a la Cámara de Representantes por el PIN, Germán Medina Scarpetta, cuyo nombre aparece inscrito en tres ocasiones en el libro de los ilustres visitantes de Juan Carlos Martínez durante su estadía en la cárcel La Picota, en Bogotá.

Medina Scarpetta ya había sido cuota como secretario de Infraestructura de Cali del ex convicto Humberto Pava, un pseudoperiodista que estuvo preso y vinculado al Proceso 8.000 y ahora dicta clases de moralidad, y quien en los últimos días se ha convertido en un asiduo defensor del ex senador Martínez, a quien visitó en La Picota.

Es por eso que esos dioses y consejeros romanos, siempre tan desconfiados, tiene la percepción de que la campaña de Homero se ha convertido en una buena excusa para que muchos de los que anhelan los votos del PIN, pero no quieren aparecer con ellos en las fotos, reciban el beneficio electoral de ‘picabarra’.

Así las cosas, y con huevitos en dos canastas, la ecuación es simple: con cara ganan los Juan Carlos; y con sello… también. A no ser que la moneda caiga de lado.

Si usted quiere hacer parte de esta legión de gladiadores, envíenos sus aportes, comentarios y denuncias a: espartaco500@gmail.com. Síganos también en twitter a través de: @espartaco500 y en la red social Facebook.


Esos dioses que todo lo saben y todo lo ven, encontraron engavetado en un escritorio del Ministerio de Defensa, como parte de la información del programa de desmovilizados, un documento que va a levantar una polvareda.

Vía correo divino, he tenido conocimiento de él y logré ubicar al titular de la demanda, quien se encuentra recluido en la cárcel de Chiquinquirá, en Boyacá, y a esta hora es conducido hacia La Picota porque desde el lunes empezará a rendir versión libre en el marco de la Ley de Justicia y Paz. (Vea al final del texto los videos exclusivos de Espartaco con las declaraciones).

Lo que allá dirá Reinaldo Valencia, alias El Cabezón, es que fue él quien a comienzos de septiembre del 2007 apareció en el programa La Noche, de RCN, con el falso alias de ‘Rafael’, asegurando que fue testigo de la muerte de los diputados del Valle y que escuchó cuando le ordenaron a ‘El Grillo’ que los matara a todos y que dejaran vivo a Sigifredo López porque él habría colaborado con el secuestro de sus compañeros.

“Todo lo que yo dije en ese programa contra el señor Sigifredo fueron puras mentiras. Yo estaba en mi casa en Cali cuando recibí una llamada del señor Gustavo Muñoz, de la Fundación Nueva Esperanza, que fue con quien yo me desmovilicé, y me dijo que me alistara urgente que tenía que viajar a Bogotá para hacerle un favor al Gobierno y que me iba a reunir con una gente muy importante”.

Según le contó Valencia a Espartaco, desmovilizado de la columna móvil Arturo Ruiz de las Farc, accedió a incriminar al ex diputado porque le prometieron que después de eso lo iban a sacar del país con asilo político y que empezaría una vida nueva en Europa.

“Me pasaron a recoger en una camioneta con vidrios oscuros y con unos policías que eran los escoltas de don Gustavo, que ya me tenía los tiquetes de avión y me dijo que iba para el programa La Noche y que yo tenía que decir que llevaba cinco días de haberme desmovilizado, cuando en realidad yo llevaba más de un año afuera”.

En efecto, en los registros del programa de atención humanitaria al desmovilizado figura que Reinaldo Valencia se desmovilizó el 6 de mayo del 2007 y que fue aceptado por el Comité Operativo para la Dejación de las Armas, Coda, mediante el certificado 1571 de junio del 2007. Los diputados fueron asesinados el 18 de junio, un mes y medio después de que él dejara las armas.

“Yo sí le dije a don Gustavo que cómo me iba a poner a decir eso que yo a ese señor ni lo conocía y que tampoco vi nunca a ‘El Grillo’ que de pronto nos cogían en la mentira o que yo me iba a meter en más problemas y me dijo que tranquilo, que dijera las cosas como él me las decía y que ya después yo iba a estar fuera del país con mi familia”.

“Si he aceptado hablar y a contar la verdad sobre lo que dije de ese señor Sigifredo es porque hago parte de Justicia y Paz y para mantenerme en el programa de desmovilizados debo decir sólo la verdad y esto que le estoy revelando lo voy a ratificar cuando empiece a rendir versión libre.

En la Unidad Nacional de Fiscalías para la Justicia y la Paz han certificado que Reinaldo Valencia deberá rendir Versión Conjunta este 1 y 2 de agosto próximos en el despacho 49 de la Subunidad de Apoyo de Justicia y Paz, en la ciudad de Bogotá.

Aclaro que no busco con este blog favorecer políticamente a nadie porque Espartaco no apoya a nunguno de los candidatos, pero sí contribuir a la justicia porque como acostumbrábamos a decir en Roma: ¡Al César, lo que es del César!

Vea las declaraciones en YouTube

Política, un negocio de familia

Publicado: 9 de noviembre de 2011 en Política
Etiquetas:, , , , ,

La escasez de liderazgo político en Cali y el Valle del Cauca parece que tocó fondo. Es tan desolador el panorama, que los dirigentes nuestros no han tenido otra alternativa que voltear a mirar hacia sus propias casas para armar los listados a Concejo y Asamblea.

Esa falta de gente capaz de liderar una propuesta se deja ver más claramente en el Partido de la U. Allí el senador Roy Barreras, de quien se dice le ofreció avales al Concejo de Cali hasta a los señores de los domicilios, no tuvo otra alternativa que lanzar a su hijo Roy Alejandro.

Y no es que el muchachito sea malo, sino que políticamente no tiene nada qué ofrecer. Porque es tan poco atractivo como candidato, que le tocó impostar la voz y acelerar el ritmo para parecerse a su papá, y su única consigna es repetir en todos los escenarios que es “más uribista” que su progenitor.

Tampoco aflora la gente con ideas en el sector que lidera la senadora Dilian Francisca Toro. La diferencia con Roy Barreras es que como ella tiene a sus hijos todavía tan chiquitos, le tocó jugar al “tim marinde” en el álbum familiar y la favorecida en el sorteo fue su sobrina Audry María Toro, quien también encabeza lista al Concejo de Cali.

Aunque Audry tampoco tiene cancha en política, si tiene experiencia en procesos electorales: fue delegada de la Registraduría Nacional en el Valle durante las elecciones legislativas del 2010, justo mientras su tía y ahora madrina política era candidata al Senado. ¡Cosas que pasan en el país del Sagrado Corazón!

Pero esa crisis de liderazgo no es exclusiva de la U. Tampoco hay mucho de dónde echar mano en el Partido Liberal. De eso dan fe el concejal Orlando Chicango y su esposa, la congresista Nancy Denise Castillo, quienes luego de tanto buscar…, se vieron obligados a postular a su hijo Andrés Mauricio Chicango (lea al final su respuesta), sin más méritos que los anteriores, como candidato a la Asamblea del Valle.

Claro que para evitar inhabilidades andan buscándole aval en Cambio Radical. Consultados algunos compañeros, aseguran que tampoco fue en su época estudiantil un dechado de virtudes. “Era un estudiante de mitad de tabla hacia abajo”.

También el representante a la Cámara Juan Carlos Salazar, del PIN, anda buscando aval para su esposa, porque cree que las labores domésticas ya la tienen lo suficientemente preparada como para asumir el tipo de funciones que se cumplen en la Asamblea del Valle, que en realidad no son muchas.

Y ni qué decir del sector que orienta el ex gobernador Juan Carlos Abadía, que distanciado del ex senador Martínez trata de recomponer su estructura política. Y quién puede ser más leal que sus primos del alma. Por eso tiene lista la plataforma para lanzar a Luis Felipe Campo y Carlos Hernán Rodríguez a la Asamblea del Valle y el Concejo de Cali, respectivamente.

Pero lo peor no es la falta de liderazgo, sino que todo estos párvulos políticos, que muy seguramente llegarán al Concejo y la Asamblea, no llevarán mucho para proponer en sus loncheras.

Pero, ¿quién se va a poner a ayudar a otros sin asegurarle el futuro económico y laboral a los suyos? ¡Ni bobos que fueran!
Según los dioses romanos, “el verdadero problema en Cali y el Valle es que más que buenos políticos, lo que abundan son buenos papás, buenos tíos, buenos primos e inmejorables esposos”.

¿Y entonces…la ciudad? ¿Y el departamento?… me preguntan desde Roma; y no queda más que responder lo de siempre: “bien… gracias”.

Si usted quiere hacer parte de esta legión de gladiadores envíe sus aportes y denuncias a: espartaco500@gmail.com. Síganos también en twitter a través de: @espartaco500 y en Facebook.

¡Candidatos descarados!

Publicado: 9 de noviembre de 2011 en Política
Etiquetas:, , ,

Coinciden conmigo en Roma en que es una burla y un desafío a la inteligencia de los vallecaucanos que hoy 7 de los 21 diputados que le entregaron por unanimidad el departamento al destituido gobernador Juan Carlos Abadía, para que lo manejara como tienda de barrio, estén aspirando a ser alcaldes en cinco municipios.

Por una razón sencilla: porque traicionaron la confianza depositada por el electorado y tan pronto se posesionaron, se entregaron en bandeja al ex gobernador Abadía, quien hizo lo que quiso con unos diputados que no fueron más que simples espectadores de la tragicomedia que vivió el Valle del Cauca entre el 2008 y mediados del 2010.

Pero hoy, sin ningún asomo de vergüenza y tras una paupérrima labor, vemos que Marino del Río (liberal) aspira a ser alcalde de Cali; José Ritter López (Partido de la U), quien fuera presidente de la Comisión de Asuntos Económicos y Fiscales cuando se aprobaron las polémicas y nefastas vigencias futuras, se cree con las credenciales para gobernar en Palmira, y Fernando Vargas (Cambio Radical) espera una nueva oportunidad después del despelote y el desgobierno en el que tiene embarcado al municipio de Yumbo.

Lo mismo ocurre con Mauricio Martínez (Partido de la U), quien es el candidato a la Alcaldía de El Cerrito y con los diputados Libardo Mejía (Partido de la U) y Juan Eccehomo Calimán (Partido de la U) que se están peleando no sólo por la Alcaldía de Cartago, sino por el acompañamiento del PIN.

Incluso, la diputada Guillermina Bravo (MIRA) es candidata a Gobernadora del Valle. Y debo decir que fue mayúscula la decepción en la política regional al ver al MIRA y a los diputados del Polo Democrático como anestesiados asintiendo todo, mientras Abadía hacía francachela con los recursos del departamento.

De todo corazón espero que ninguno de los siete logre su objetivo. Porque no se nos olvida que fueron ustedes los que aprobaron, contra viento y marea, desatendiendo los pedidos del Ministerio de Hacienda, de la bancada parlamentaria, de los gremios y de todos los que tienen dos centímetros de frente, las tristemente célebres vigencias futuras por $650.000 millones.

Pero no sólo eso. Si son honestos deben sumar a sus hojas de vida la siguiente trayectoria profesional: “Gracias a mi falta de gestión el Departamento cayó financieramente de ‘Categoría Especial’ a ‘Primera categoría’. Cohonesté al renunciar al control político con la quiebra del Hospital Psiquiátrico y la corrupción en la CVC y Acuavalle. Y permití, entre muchas otras cosas, que los recursos del departamento se manejaran a escondidas y de que el Valle del Cauca se encuentre hoy en el centro del desprestigio a nivel nacional”.

Si de algo han dado muestras los diputados es de falta de carácter y autonomía y por eso deberían declararse impedidos moralmente para aspirar a ser gobernantes. También los vallecaucanos debemos aplicar a sanción social de no votar por ninguno de ellos porque van a continuar con sus candidaturas.

Pero como decíamos en Tracia, ¡Parece que le da más pena a una vaca que la ordeñen!

Si usted quiere hacer parte de esta legión de gladiadores envíe sus aportes y denuncias a: espartaco500@gmail.com. Síganos también en twitter a través de: @espartaco500 y en Facebook.