Posts etiquetados ‘Farc’


Esta imagen de la falsa pediatra fue tomada en una de las brigadas médicas en el Cauca.

Esta imagen de la falsa pediatra fue tomada en una de las brigadas médicas en el Cauca.

No son pocos los casos que registramos en la Roma Antigua sobre aguerridos ejércitos de gladiadores o las más preparadas guardias pretorianas que, pese a lo inviolable de sus escudos y a la forja de sus armas, sucumbieron a los encantos femeninos y fueron llevados lenta e inevitablemente a la derrota y el exterminio.

Abundan ejemplos como el de la hija de Tiberio, Agripina la Menor, que con mentiras, traición y sangre logró que su hijo Nerón derrocara a Británico, heredero en el trono del fallecido Claudio, y se convirtiera en el temible emperador romano.

Dos mil años después, los engañados fueron los militares de la Fuerza de Tarea Apolo, el grupo especial del Ejército en Cauca y Valle que ha propinado los principales golpes al Sexto Frente y a la Columna Móvil Gabriel Galvis de las Farc, quienes bajaron la guardia ante los supuestos atributos de María Camila Gallego Álvarez, una ‘asiliconada’ médico pediatra de 30 años de edad que llegó a la capital del Valle a mediados del 2012 cargada de historias dignas de nuestra mitología.

En la Base Militar Marco Fidel Suárez.

En la Base Militar Marco Fidel Suárez.

Primero, contó como en el 2007 fue secuestrada junto a su hermana gemela, quien habría sido asesinada en cautiverio, y como un año después murió su padre, un alto exoficial de la Policía, cuando pagaba una millonaria suma por su rescate.

También que se especializó en pediatría en una universidad de Israel y a su regreso a Medellín, en el 2011, encontró que una red criminal trataba de apropiarse de la fortuna de su familia y al enfrentarlos debió huir a Cali, donde entabló una fugaz relación con un patrullero de la Policía.

Pese a lo fantásticas que sonaban sus historias, a la Inteligencia Militar jamás se le ocurrió indagar quién era María Camila Gallego y pocos días después la mujer que decía ser egresada de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín ya sobrevolaba en aviones y helicópteros militares los departamentos de Cauca y Valle realizando brigadas de salud con la infranqueable Fuerza de Tarea Apolo en resguardos indígenas y otras comunidades vulnerables.

Con un alto oficial en una brigada médica.

Con un alto oficial en una brigada médica.

También como pediatra, pero egresada de la Universidad Javeriana de Bogotá, fue contratada por una fundación médica en Miranda, Cauca, por recomendación directa de la Secretaría de Salud del municipio y de la encargada del Plan de intervenciones Colectivas de Salud Pública.

Aunque conocieron en Roma las felicitaciones que por escrito le hizo llegar el general Jorge Humberto Jerez Cuéllar, comandante de la Fuerza de Tarea Apolo, y el coronel Álvaro Moya Zapata, segundo comandante de la Brigada Móvil 17, a la doctora María Camila “por su invaluable labor”, en el Olimpo de los dioses se pudo comprobar que la señora no es médico ni pediatra, que jamás estuvo en Israel y que su nombre real es Yirley Katherine Gallego Álvarez.

Luego de hacer las consultas y enviar copias de los supuestos certificados a la pontificia y a la Javeriana, un gladiador sumado a esta causa comprobó que toda la documentación que entregó la supuesta pediatra era tan falsa como sus historias.

foto 2 falsa médica

Sin embargo, la hábil mujer, quien a comienzos de este año preparaba la documentación para crear su propia empresa, Salud Global IPS, con dineros prestados que luego hurtó, logró infiltrar la fuerza y sin el más mínimo obstáculo llegaba al dispensario de la Brigada de donde obtenía medicamentos y otros insumos para la atención de hombres, mujeres y niños en el norte del Cauca y el sur del Valle.

Lo grave de este asunto, dice Varro, un compañero inseparable en esas luchas que libramos en el Siglo I antes de Cristo, es que si el Ejército hubiera hecho un rastreo sencillo, se habría enterado que en la Fiscalía General cursa contra la falsa y peligrosa ‘pediatra’, identificada con la cédula 52.898.452, el proceso penal 760016000193201202732 por hurto agravado.

La falsa pediatra durante uno de los vuelos en las jornadas de salud

La falsa pediatra durante uno de los vuelos en las jornadas de salud

También la denuncia 065796108815201000236, realizada en mayo del 2010 en la Fiscalía de Puerto Berrio, Antioquia, por hurto y falsedad en documento privado, donde Yirley Katherine se hizo pasar como médico y al ser descubierta huyó con documentos y bienes del Fondo de Ganaderos de Antioquia; además de otro proceso por reclutamiento de menores para bandas delincuenciales en la Comuna 13 de Medellín, donde se sindica del asesinato de un drogadicto.

La última hazaña de esta mujer en Cali, quien formuló droga y tratamientos a decenas de niños sin tener la más mínima idea de lo que es la medicina, fue que huyó con un patrullero de la Policía hacia Barbosa, Santander, en una camioneta que le robaron a la mujer que le tendió la mano cuando llegó al barrio Ciudad Modelo y que fue encontrada en mayo pasado por la Policía Metropolitana de Medellín.

Crixo cree que todo este engaño fue posible gracias a las maravillas de la salud en Colombia que han encontrado que la cura para todos los males se resume en dos productos: Acetaminofén y Amoxicilina, que es lo que recetan todos los que son médicos y los que dicen serlo y al final no son.

Si usted quiere hacer parte de esta legión de gladiadores, envíenos sus aportes, comentarios y denuncias a: espartaco500@gmail.com. Síganos también en twitter a través de: @espartaco500 y en Facebook.


Miembros del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, en el ojo del huracán por presentar a falsas víctimas en el caso de Mapiripán.

Detrás de la falsa armadura de defensores de derechos humanos, lo que oculta el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo son dos propósitos claramente identificados por los dioses olimpianos: primero, apoyar y asesorar jurídicamente a guerrilleros de las Farc dentro y fuera del país y, segundo, lucrarse a costa del deterioro de la imagen del Estado colombiano mediante demandas, incluso falsas, en tribunales internacionales.

Así, de forma tajante, lo aseguraron Vulcano, Ceres y Neptuno luego de revisar varios documentos del Ministerio de Seguridad de Costa Rica, que un gladiador le hizo llegar a Espartaco, en los que es evidente que el Colectivo de Abogados gestionó y tramitó la llegada a ese país centroamericano de varios miembros de las Farc, a quienes hicieron pasar como defensores de derechos humanos en Colombia.

Entre esos ‘humanistas’ estuvo Miguel Antonio Castañeda Agudelo, quien creara en ese país centroamericano, a mediados de los 90, el ‘Grupo de Apoyo Internacional a las Farc (GAIF) y uno de los ideólogos de la Asociación Centro de Integración Cultural Costa Rica-Colombia (ACCINCO) , “ambas organizaciones fachadas de las Farc en Costa Rica”, según los informes de inteligencia.

En las más de cien páginas se encontraba este fax, enviado en marzo de 1994 por el presidente del Colectivo de Abogados, Alirio Uribe Muñoz, quien le entrega un parte de tranquilidad a Miguel Antonio Castañeda, al notificarle que ante la Fiscalía Regional no existen aún procesos judiciales en su contra y le asegura que permanecerá al tanto.

También conmina al delegado internacional de las Farc a que desde Costa Rica pueda seguir trabajando por los derechos humanos en Colombia y que ya hizo el trámite con la gente de ANDAS para lo del certificado (?).

Curiosamente, tres meses después circulaba por Costa Rica el certificado del que habló el Presidente del Colectivo de Abogados y que expidió la Asociación Nacional de Ayuda Solidaria, ANDAS, implorando a los organismos costarricenses la ayuda humanitaria para Castañeda, aduciendo que es un perseguido político del Magdalena Medio.

Por esos días, el Proyecto de apoyo a Refugiados Colombianos en Costa Rica envió una carta similar a El Productor, una agencia dedicada a ayudar a migrantes, en la que solicitan una ayuda de US$300 dólares para Castañeda para que cubra algunos gastos; carta que fue firmada por la colombiana María Virginia Casasfranco, quien unos años después fuera designada en Bogotá como gerente de Metrovivienda, durante la administración del exalcalde Luis Eduardo Garzón.

Mientras Castañeda permanecía en Costa Rica, el Colectivo de Abogados, como buen escudero, estuvo muy pendiente por si aparecía alguna orden de captura contra él en el DAS o en la Fiscalía, como se puede leer dando click sobre los enlaces.

Con los documentos enviados desde Colombia se logró que la Comisión para la Defensa de los Derechos Humanos en Centroamérica (CODEHUCA) mediara para que obtuvieran estatus de refugiados en Costa Rica no sólo Miguel Antonio Castañeda, sino también Ovidio Salinas, Hernando Vanegas y Carlos Arturo Meneses, entre otros, reconocidos ‘cancilleres’ de la Comisión Internacional de las Farc.

De ñapa, una parte del Informe de Inteligencia asegura que la guerrilla de las Farc jamás habría logrado consolidarse en Costa Rica, como los gladiadores en Roma, de no haber sido por la ayuda del político conservador Álvaro Leyva Durán.

El brazo legal de un grupo ilegal
Tal como ocurrió con nosotros tras varios triunfos militares contra las tropas del Imperio en Roma, a mediados de los años 90 las Farc estaban seguras de que iban a derrocar el Estado y que para ello sólo les hacía falta un empujoncito. Ese empujoncito lo tendrían que dar desde la legalidad una organización como el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, a través de una campaña internacional de desprestigio contra las instituciones en Colombia.

En el marco de esa misión, el Colectivo de Abogados instauró varias demandas contra Colombia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por varias matanzas perpetradas por grupos paramilitares, con la complicidad de las Fuerzas Militares, para venderle la imagen al mundo de que este país era un Estado fallido. “Los ojos no ven sino para afuera”, decía un amigo en Tracia, para resaltar que este colectivo que presume defender los derechos humanos, ha guardado un silencio cómplice ante las masacres y desapariciones forzadas ejecutadas por las Farc.

De esas demandas que presentó el Colectivo de Abogados hubo una emblemática que llegó hasta la Corte Interamericana, por la que fue condenado el Estado colombiano, y que muestra los verdaderos propósitos del bufet de abogados proFarc: la Masacre de Mapiripán, en el Meta. (Lea el Fallo de la CorteIDH sobre Mapiripán)

Esta es una de las falsas víctimas de la Masacre de Mapiripán.

Un hecho cargado de mentiras y falsas víctimas, que fue inflado a priori por el Colectivo para darle mayor espectacularidad a lo que en realidad ocurrió en esa localidad en junio de 1997; para inscribirse como representantes de las víctimas reales y falsas y cobrarle al Estado miles de millones de pesos por sus honorarios, y obtener como trofeo a un general para golpear la moral de las Fuerzas Militares: Jaime Uscátegui.

El general Uscátegui y su familia, víctimas inocentes no sólo de estos ‘pseudodefensores de derechos humanos’, sino de la corrupción que se enquistó en la justicia en Colombia, ha pagado con su libertad el sueño de las Farc de hacerse al poder. Porque en esa celda no está detenido sólo el general; de manera simbólica también está preso el Estado y una parte de nuestras Fuerzas Armadas.

Más triste aún, es que el responsable de la masacre, el coronel Hernán Orozco Castro, se alió con el Colectivo de Abogados para planear el montaje contra Uscátegui y el grupo de juristas terminaron favoreciendo su salida del país, mientras el general permanece detenido, pese a que el propio presidente Juan Manuel Santos y el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, entre muchos otros, han hablado de su inocencia.

Recientemente, y tras 15 años de la masacre de Mapiripán, el periodista Herbin Hoyos hizo un completo reportaje sobre las irregularidades cometidas por la justicia y todos los manejos oscuros que hay detrás de este proceso para mantener a Uscátegui detenido injustamente, mientras los verdaderos responsables siguen libres. http://www.caracol.com.co/audio_programas/llevar/jaime-uscategui–hijo-de-general-implicado-en-masacre-de-mapiripan/20120713/llevar/1721849.aspx

Pero lo de Mapiripán no es un hecho aislado. El Colectivo de Abogados encontró muy lucrativo el negocio de las falsas víctimas y volvió a realizar un montaje similar en la demanda contra el Estado por los supuestos bombardeos de un avión de la Fuerza Aérea en un caserío de Santo Domingo, en Arauca, donde los únicos rastros de las armas que utilizan los aeronaves militares fue una esquirla de granada de avión que apareció como producto de un cambiazo para incriminar a los pilotos. Otro falso positivo del Colectivo.

Hoy, en un acto de total desprecio por la labor de defender los derechos humanos, lo único que se le ocurre al Colectivo de Abogados al verse descubiertos en sus trampas y fraudes, es decir que le van a devolver al Estado más de $700 millones de pesos.

Los dioses del Olimpo aseguran que no existe dinero en el mundo para que el Colectivo de Abogados pague por todo el daño que les ha causado este ‘cartel de demandas contra el Estado’ a quienes luchan por los derechos individuales, muchos de ellos asesinados por culpa de ese ‘Inri’ de guerrilleros que les ha impuesto la sociedad, todo por cuenta del Colectivo.

Los siguientes videos muestran las injusticias contra el general Uscátegui y la lucha de su familia por demostrar su inocencia…

http://www.youtube.com/watch?v=dchRIU1fq1o&feature=relmfu

http://www.youtube.com/watch?v=XyRLM3NaC8I

http://www.youtube.com/watch?v=_BAain7D3Fw


Razón tuvo quien hace varios siglos, no en Roma sino en España, escenificó la bendita manía que tienen los seres humanos de ensañarse contra quienes sufren alguna desgracia, con esa célebre frase de: “Todos quieren hacer leña del árbol caído”, una versión mejorada de: “Al caído, caerle”.

Eso es justo lo que viene ocurriendo con el exdiputado Sigifredo López, quien enfrenta graves señalamientos por los delitos de homicidio, perfidia y toma de rehenes, por su presunta participación en el secuestro de los diputados del Valle, retenidos en el sede de la Asamblea Departamental en el 2002 y asesinados por las Farc en abril del 2007.

Es entendible que entre la opinión pública haya gente que crea que Sigifredo López es inocente y que otros estén convencidos de que él sí tuvo qué ver con la muerte de sus compañeros y que fue por eso que quedó vivo. Lo inadmisible es ver algunos medios de comunicación metidos en la piel de fiscales, abogados o jueces, como producto del dañino afan de ‘chiva’.

Y fue eso lo que ocurrió con el noticiero regional Más Pacífico y con Noticias Uno, que en su desespero por salir con algo nuevo, titularon como EXCLUSIVA la entrevista con un ‘don nadie’ que dijo llamarse ‘Juancho’ y se presentó como supuesto subcomandante de la Columna Móvil Ismael Romero de las Farc.

Cuando en Roma vieron el video, me pidieron que indagara un poco sobre el tal ‘Juancho’ y no me tomó más de 20 minutos confirmar con el Ejército Nacional. La respuesta de la Tercera Brigada es clara: “Lo que el Ejército puede certificar es que alias ‘Juancho’ no corresponde ni a ubicación geográfica ni a esa estructura guerrillera. La persona que se presentó miente”.

Me llama la atención que el informe concluye con la perla de que el sujeto está dispuesto a declarar en este caso, pero acompañado de “organismos internacionales”, lo que deja en el aire la sospecha de que el tipo es un oportunista tratando de sacar provecho de la situación y buscando salir del país.

Pero no es el único caso. Caracol Noticias presentó al exgobernador de Nariño Antonio Navarro Wolff asegurando que Los Rastrojos apoyaron a Sigifredo en su campaña al Senado. Ni el propio Navarro entendió lo que tiene que ver un caso con el otro porque después escribió en Twitter que se refirió al tema porque lo abordó un periodista a pregutarle por la denuncia que hizo en el 2010.

Y para concluir el sainete, varios medios nacionales salieron a buscar a Gustavo Muñoz, quien vive de una Fundación que se hace llamar Nueva Esperanza de Secuestrados y quien presenta un cuadro severo de mitomanía (dedicado a mentir). El mismo que con falsas acusaciones llevó varios meses a la cárcel al hoy presidente de la Comisión Primera del Senado, Luis Fernando Velasco.

El mismo que denunció a Reinaldo Valencia, alias El cabezón, y a Sigifredo López por injuria, y que le pidió a la Fiscalía revelar la identidad de Espartaco porque no podía demandar un fantasma, pero que no se presentó el día del juicio. El que ha abusado y robado las recompensas de varios desmovilizados y le pidió al Canal Caracol que ayudara con tres millones de pesos para el sepelio del ‘Cabezón’ porque supuestamente lo habían asesinado luego de aparecer en el programa Séptimo Día.

Sabiendo que alias Cabezón, sería parte de los testigos que presentará la defensa de Sigifredo López, pongo a consideración de los lectores, una vez más, lo que le confesó a Espartaco hace cerca de un año, cuando el tema no tenía ninguna trascendencia nacional…

Ya algunos medios han condenado, ahora juzguen ustedes:

Si usted quiere hacer parte de esta legión de gladiadores, envíenos sus aportes, comentarios y denuncias a: espartaco500@gmail.com. Síganos también en twitter a través de: @espartaco500 y en Facebook.