Posts etiquetados ‘Espartaco’


JoinderDesde finales del año pasado, cuando empezó la lluvia de quejas por el incumplimiento en las entregas de los productos de la página http://www.joinder.com.co, que vendía artículos a muy bajo costo por internet, se cruzó por mi mente una reflexión que hace pocas semanas hizo Crixo cuando aseguró que “en el espectro tecnológico de hoy, pocas cosas pueden ser tan sospechosas e impredecibles como un joven con conocimiento en el manejo de sistemas, desparchado, con un computador en frente y sin cinco en el bolsillo”.

Esa era exactamente la situación por la que atravesaba a mediados del año pasado Harold Andrés Correa Torres, un joven “empresario” que terminó ingeniándose esta suerte de pirámide (Joinder), con la que logró engañar a más de 1.500 personas en toda Colombia, y alcanzó a captar dineros por una cifra superior a los mil millones de pesos.

Tras varias semanas de rastreo divino, y la ayuda de la base de datos http://www.zoomonline.org, que posee el portal Consejo de Redacción, y que agrupa a decenas de periodistas e investigadores, Espartaco logró desentrañar todos los detalles sobre la vida y obra del autor de esta “Gran Estafa”, y que para vergüenza de un tierra tan sufrida como el Valle del Cauca, este avivato personaje terminó siendo oriundo del centro del departamento.

Harold editComo alumno de la Institución Educativa Normal Superior del municipio de Guacarí, tierra de ilustres personajes (Juan Carlos Abadía y Dilian Francisca Toro, entre otros), Harold Andrés Correa no fue tan brillante. Extendió su educación al ciclo complementario en formación pedagógica y fue por eso que pudo presentarse al concurso de méritos para docentes de educación básica primaria en colegios oficiales del Valle del Cauca, donde ocupó el puesto 235.

Egresado y sin trabajo, su vida empezó a desarrollarse entre Guacarí y Cali, y con mucho tiempo para pensar, cuando el país apenas salía del estremezón que le pegó David Murcia a miles de familias colombianas y de huir con su dinero, en uno de esos viajes se le encendió el bombillo a Correa Torres y entendió que aún había espacio y clientes en el país para una pirámide más.

El 12 de abril del 2011 se presentó ante la Cámara de Comercio de Cali e inscribió con el número de matrícula 815413 la empresa Joinder S.A.S., que tenía como actividad económica “portales web”. Tres meses después, y ante la avalancha de pedidos y consignaciones que venía recibiendo, hizo lo propio en Bogotá al ver la cantidad de personas incautas que no querían dejar pasar la oportunidad de obtener productos hasta con el 70% de descuento.

En los meses de noviembre y diciembre del 2012 ya era tanto el dinero que le habían girado y tantos los productos que sabía que no iba a enviar, que al mejor estilo de los escapistas de las pirámides cerró su oficina en Bogotá y emprendió la huida con los bolsillos llenos.

Sin más lugar dónde esconderse, se traslado a Cali, donde también cerró la bodega que tenía en el barrio Los Cámbulos, llevándose todo lo que allí tenía y sin haber cancelado, incluso, los últimos dos meses de renta al propietario del inmueble, a quien conoció en la misma iglesia cristiana a la que asistía.

También sin mayor explicación le entregó el 28 de noviembre  la carta de despido, debiéndole varias semanas de trabajo, a Hermes Andres Camacho, quien venía ejerciendo como jefe comercial de Joinder en Cali.

Después de la inolvidable y boyante celebración de Navidad con el dinero de los pálidos compradores, en el mes de enero pasado estuvo respondiendo a través de correos a los inversionistas, a quienes les aseguró que “cayó en la mala”, pero que les iba a responder a todos por su dinero.

Pero como decíamos en Roma, “el descaro y la necesidad tienen cara de perro”. No contento con haber tumbado a más de 1.500 personas, se presentó el 4 de enero en la Cámara de Comercio de Cali y solicitó la cancelación de la matrícula de Joinder S.A.S. Con el argumento de que haría un traslado de domicilio y se iría con su empresa a otro lado.

Sorpresivamente, se desplazó de nuevo hacia Bogotá, donde el 18 de enero, ante la Cámara de Comercio de la capital volvió solicitar matrícula mercantil para Joinder S.A.S, la cual fue aperturada con el número 2286153. De inmediato la página www.joinder.com.co volvió a reactivarse ofreciendo cruceros, spam, restaurantes y productos tecnológicos a bajo costo.

No obstante, y ante semejante desfachatez, esta vez la Superintendencia de Sociedades ya alertada por la manera como venía operando esta pirámide disfrazada como venta de cupones, el pasado 30 de enero empezó la Inspección a Joinder S.A.S, amparados en el Artículo 83 de la Ley 222 de 1995.

Tal como ocurrió en Grecia, en Roma también tuvo muchos seguidores la teoría de Aristóteles en la que consideraban que “el trabajo asalariado impedía al hombre conquistar la virtud” y que “el trabajo es indigno de los hombres libres”, pero en el cónclave creen que a Harold Andrés Correa, quien habría sido un alumno aventajado de la teoría aristoteliana, se le fue la mano.

Si usted quiere hacer parte de esta legión de gladiadores, envíenos sus aportes, comentarios y denuncias a: espartaco500@gmail.com. Síganos también en twitter a través de: @espartaco500 y en Facebook.

Anuncios