Posts etiquetados ‘detrimento patrimonial’


Remodelar el Estadio Pascual Guerrero de Cali costaría $25.000 millones; ya va por $110.000 millones y aún falta plata. mandarlo a hacer nuevo habría salido más barato.

Remodelar el Estadio Pascual Guerrero de Cali costaría $25.000 millones; ya va por $110.000 millones y aún falta plata. Habría sido más barato mandarlo a hacer totalmente nuevo.

Más allá del orgullo que puedan sentir los caleños por tener un estadio de fútbol presentable, en Roma creen que en la memoria histórica de la ciudad quedará el nuevo Pascual Guerrero como uno de los más grandes monumentos modernos a la corrupción en Colombia.

Siguen pasando los meses y persiste ese silencio cómplice de la Fiscalía, la Procuraduría y la Contraloría que, por alguna razón, se niegan a saber por qué si las obras del Estadio Pascual Guerrero costaban $26.800 millones, ya lleva invertidos más de $110.000 millones y aún falta dinero para terminarlo. 

Lo curioso, paradójico o absurdo, como cada quien prefiera llamarlo,  es que al exalcalde de Manizales Juan Manuel Llanos y su secretario de Deportes hace tres semanas les imputaron cargos porque hubo un sobrecosto en la compra de la silletería de $700 millones. Una verdadera ‘chichigua’ comparado con los miles de millones que por ningún lado se le ven al Pascual Guerrero de Cali.

Ospina y AngelinoDe lo que no cabe duda es que el exalcalde Jorge Iván Ospina demostró ser un gran estratega (en el peor sentido de la palabra) al echar mano de los funestos acuerdos de cooperación, muy utilizados en su administración,  para delegarle sus funciones al Fondo Mixto para la Promoción y el Deporte, con el que suscribió cinco convenios y un otrosí y se pasó por la bragueta las normas de contratación.

De esta manera el exalcalde Ospina puso como intermediario al director del Fondo Mixto, el viejo Pascual Guerrero, para que hiciera todo lo que a él no le permitía la ley: contratar a dedo, sin estudios previos, inflar los costos, favorecer a sus amigos y trasladar buena parte de los recursos del estadio a su cuenta personal.

Incluso, Ospina puso al Fondo Mixto a solicitar un crédito público para que ese dinero no pareciera que fuera una obligación de la Administración caleña y no hiciera parte de los registros contables, lo que tipifica una falta disciplinaria y penal, de acuerdo con la Ley 358 de 1997. ¿Pero adivinen quién deberá pagar?

El tema de la silletería es un atraco vulgar. Por cada una de las 21.341 sillas con espaldar, la Alcaldía de Jorge Iván Ospina le pagó a Guerfor S.A la suma de $72.906, mientras por cada una de esas sillas la Alcaldía de Pereira pagó $47.792. Es decir, aquí ya se perdieron $536 millones.

Por las 13.688 sillas sin espaldar, Cali pagó $57.501 por cada una, mientras en Pereira las facturaron a $35.032 por unidad. En global, en las meras sillas del Pascual Guerrero se esfumaron a alguna cuenta bancaria más de $843 millones y eso a nadie le ha importado.

Pero el caso insignia fue la compra de la pantalla LED del Estadio. Se contrató con la empresa B&T trading una pantalla de 49 metros cuadrados por un total de $1.400 millones y resulta que la pantalla fabricada en China solo costaba $38 millones, incluyendo la nacionalización y los impuestos. En esta desfachatez de contrato se embolsillaron $1.362 millones más.

Pero estos dineritos de más, porque ningún ente de control considera aún que haya habido un sobrecosto o un detrimento patrimonial, no son nada comparado con los ríos de dinero que quedaron sepultados en las obras de infraestructura, de reforzamiento y las cubiertas del Estadio.

Crixo señala que es cierto que los estadios son para meter goles, pero tampoco para que esa tabla de artilleros que lideró Jorge Iván Ospina, el viejo Pascual Guerrero y el exsecretario de Deportes Diego Cardona le hayan metido semejante paliza a los caleños con una obra a la que le anexaron un museo y una cafetería para exprimirle hasta que más no pudieron.

En Roma, al igual que el exalcalde de Manizales, sí quisieran saber a que ángel, arcángel o Angelino (Garzón) es al que se encomienda Jorge Iván Ospina porque hasta ahora sus plegarias han resultado 100% efectivas y los entes de control parecen maravillados con los sobrecostos del Estadio.

Tanto, que Espartaco conoció que solo en las gabetas de la Procuraduría General de la Nación reposan 41 investigaciones disciplinarias en contra del exalcalde Ospina, sin que nadie se atreva siquiera a iniciar los procesos.

Post Data: La firma Guerfor S.A, con la que se firmó el contrato por $2.343 millones para la silletería del Estadio Pascual Guerrero, figura en su documentación con un patrimonio de nueve millones de pesos.

Anuncios