Posts etiquetados ‘Contraloría’


Por más que nos hemos devanado los sesos en Roma, no logramos encontrar un solo municipio del Valle del Cauca que haya sido tan victimizado por un partido político como Palmira, utilizado entre el 2008 y el 2011 como laboratorio de ensayo de las estrategias más perversas para trasladar los recursos públicos a un proyecto electoral.Palmira

Aunque algunos gladiadores como Crixo y Varro no daban fe a que un solo municipio pudiera servir como chequera para que el Partido de la U se erigiera como la principal colectividad del departamento, el alcalde de la época, Raúl Alfredo Arboleda, les demostró que el pueblo no solo da para sostenerse en el poder, hoy con José Ritter López, sino que sus recursos alcanzaron para ganar muchas otras alcaldías, varias curules en el Congreso de la República y consolidar su partido como el más fuerte del Valle del Cauca.

La estrategia, como la desentrañó el Olimpo, era sencilla; otorgarles contratos millonarios, sobre todo en la Secretaría Jurídica del Municipio, a los candidatos a alcaldías de la U que se quemaron en las elecciones regionales del 2007. Lo que se esperaba de ellos, a cambio de disfrutar del jugoso erario de los palmiranos, era que sumaran a la lista al Congreso del mencionado partido político.

Entonces Benjamín Hilera Rentería, que resultó quemado en el 2007 en su intento por llegar a la Alcaldía de Sevilla con el aval del PIN, recibió en Palmira el contrato PSAG-247-2008 por $10 millones y el MP 3 2009 por $24 millones para asesorías jurídicas. En el 2011 volvió y lo intentó y resultó quemado de nuevo. Los mismos beneficios los obtuvo James Guarín Vásquez, quien fracasó en el intento por ser el alcalde de San Pedro y como premio de consolación le entregaron los contratos OAJPSP-152-2008 por un valor de $15 millones y el contrato MP 18 2009 por $16,2 millones para las mismas asesorías jurídicas en la Villa de las Palmas. Guarín volvió a ser apoyado por el partido y en el 2011 ganó la Alcaldía de San Pedro y poco después fue destituido.

Otro quemado que cayó bien parado en Palmira fue el candidato a la Alcaldía de Guacarí en el 2007, Jorge Enrique Sánchez Cerón, quien recibió el contrato MP 16 2009 por $16,2 millones para hacer “apoyo logístico a la Secretaría Jurídica” del Municipio.  Con una buena inyección económica volvió a aspirar en el 2011 y por fin lo logró. Tras su fracaso en la búsqueda de la Alcaldía de Trujillo, Américo Alfonso Sanclemente recibió el contrato MP 54 2008, que investiga la Contraloría actual de Palmira. Incluso, Luis Mario Castro no pudo llegar al Concejo de su municipio y en mayo del 2008 recibió un contrato por $20 millones.

Pero como Palmira llegó a tener catorce asesores externos y eso en una eventual auditoría de un contralor que no fuera de bolsillo iba salir a la luz pública, entonces otros de los quemados de la U encontraron nido en otros municipios que ganó el partido. Caso Harold Durán Correa, que perdió la Alcaldía de Bugalagrande, pero como ganaron en Andalucía, lo pusieron al frente del Hospital; Rafael Pérez Manquillo, perdió en el 2011 en Dagua y lo pusieron de Jefe de Control Interno de Acuavalle; Carmen Tulia Carmona no logró elegirse en Ansermanuevo en el 2011 y la mandaron como Jefe Jurídica en Cartago, o Alberto Enrique Romero que no logró la Alcaldía de Yumbo en el 2007, pero sí un contrato con el Dagma en Cali.

Con esa lluvia de votos amarrados con contratos auspiciados por la generosa, derrochadora  y adormecida ciudadanía palmirana, los resultados no podían ser inferiores a los obtenidos en las elecciones legislativas del 2010 y las regionales del 2011: nueve alcaldías, una senadora (Dilian Francisca Toro), tres representantes a la Cámara (Jairo Ortega Sambony, Adolfo León Rengifo y Roosevelt Rodríguez) y más de cien concejales.

Varro cree que los políticos quemados no existen y que tras cada elección, los quemados son pueblos enteros que deben solventar los gastos de campaña de los ganadores y mantener mediante contratos a los perdedores de los municipios vecinos, aunque en la gran mayoría de los casos no se presentan sino a cobrar.

Crixo me ha pedido que recuerde que el nombre de Palmira está ligado al saqueo. Ya otra pequeña ciudad siria con el mismo nombre, conocida no como la Villa de las Palmas sino como la Ciudad de los Árboles de Dátiles, fue saqueada y arrasada en el año 273, luego de que fue libertada por el Imperio Romano. Justo donde hoy se levanta la aguerrida ciudad de Homs.

La diferencia es que Palmira, la ciudad siria, estuvo en pie por siglos y tardó más de 200 años su destrucción. En la otra Palmira, la colombiana, bastaron cuatro años de una mala alcaldía para quedar, administrativamente, como las ruinas de Machu Pichu.


JusticiaEn Roma consideramos siempre que si hubieran existido organismos de control en la época del Imperio, seguramente esa horda de emperadores y funcionarios corruptos se habría extinguido antes de lo previsto.

Sin embargo, esa percepción romántica nos cambió viendo departamentos como el Valle del Cauca, con unos niveles de corrupción administrativa tan altos y donde esos ‘entes de control’ se comportan como simples ‘oficinas de cobro’, dedicadas al blanqueo del dinero que han robado exmandatarios y funcionarios corruptos a cambio de una parte significativa del botín.

En Roma han encontrado que el procedimiento es sencillo. Quien roba y quiere lavar sus culpas, solo debe compartir una pequeña porción con los fiscales, procuradores o contralores tan corruptos como ellos, que en el Valle no son todos pero sí son bastantes, y a cambio los procesos penales, disciplinarios o fiscales son archivados y quienes se han apoderado de recursos públicos quedan habilitados entonces para salir a gritar a los cuatro vientos que no se han apoderado de nada porque ya han sido investigados hasta la saciedad.

Y no son pocos los casos en varios de los municipios del Valle donde los empleados, titulares o investigadores de las temibles ‘ías’ se han agachado para recoger lo que les tiraron al piso, mientras los autores de magnos desfalcos andan muy orondos por las calles disfrutando de las fortunas que les dejó su paso por la administración pública.contraloria logo

En un hecho reciente se denunció en el diario El País cómo en la Contraloría del Valle viene operando una red de corrupción a alto nivel dedicada a cobrar un porcentaje a las personas investigadas para archivarles los procesos fiscales. Eso en la ley romana solíamos llamarlo blanqueo de dinero.

En Palmira el exalcalde Raúl Alfredo Arboleda se ufanaba de ser el mandatario más investigado del país, pero oculto bajo la falda de la exsenadora Dilian Francisca Toro evadió cada uno de los procesos penales, disciplinarios y fiscales,  los cuales terminaron archivados o engavetados en el recipiente de los procesos iniciados y que nunca avanzaron. Incluso, en una ocasión fue destituido en primera instancia y la segunda instancia ratificando la sanción se la fallaron más de un año después, cuando ya había dejado el cargo. Como decíamos en Tracia, “el que a buena falda se arrima, buena enagua lo cobija”.

Pero ninguno tan bien apadrinado como Jorge Iván Ospina, el exalcalde de Cali. Poniendo su carita de ‘yo no fui’ hizo fiesta con los recursos del estadio, con los contratos del MÍO, derrochó una fortuna pagando favores políticos con los Guardas Cívicos y se dedicó a evadir los procesos de contratación a través de los convenios interadministrativos. Pero ser el ahijado político de Angelino Garzón le ha permitido capotear y salir ileso en cada proceso. Incluso, estudia la posibilidad de que sea postulado a la Presidencia de la República.

LogotipoFiscaliaEn Buenaventura se prestaron algunos jueces y fiscales, así como la procuradora María Cristina González, en la administración anterior, para desplegar toda una cacería en contra de la excontralora Ana Betty Arboleda para tratar de inhabilitarla por el simple hecho de hacer control fiscal a las actividades y gastos de José Félix Ocoró. Hoy día, la excontralora enfrenta cerca de 15 procesos penales y disciplinarios que le fueron iniciados por ese cartel de la “injusticia” que estaba al servicio del tristemente célebre Partido PIN.

Esta misma Procuradora de Buenaventura, con una capacidad asombrosa de reacomodo, ahora de lado del senador Édison Delgado, está señalada de haber filtrado la información que le entregó el exconcejal Stalin Ortiz por irregularidades en la ESE Luis Ablanque de la Plata, hecho por el cual fue asesinado a comienzos de este año.

Para acabar de rematar, a finales de diciembre un juez envió a la cárcel a la personera de Tuluá Beatriz Eugenia Jiménez González por los delitos de peculado por apropiación, falsedad en documento público y celebración indebida de contratos.

Lo cierto es que mientras Abadía hacía de las suyas en el Valle; Ospina firmaba convenios a diestra y siniestra en Cali; Ocoró gobernaba para beneficio personal en Buenaventura; Arboleda saqueaba a Palmira y Aragón desangraba a Jamundí, las ‘ías’ estaban dedicadas al ‘tapen tapen’ y a amenazar adversarios como dignos herederos del despotismo de Nerón o Calígula.

logo_procuraduriaCon su humor sarcástico, Crixo cree que es momento de redefinir el concepto de ‘corrupto’ y acuñar esta máxima: “Corrupto no es el que se roba los recursos públicos, sino el que roba tan poquito que no le alcanza para lavar sus pecados ante los organismos de control”.

Si usted quiere hacer parte de esta legión de gladiadores, envíenos sus aportes, comentarios y denuncias a: espartaco500@gmail.com. Síganos también en twitter a través de: @espartaco500 y en Facebook.